ATENCIÓN: Tu navegador no soporta Javascript, necesario para que la navegación por esta web sea óptima
Por favor, habilita Javascript desde las opciones de tu navegador (Ver cómo)

Central y radar

Actualizado 28/02/2005
1615 lecturas acumuladas
2  mensajes
Autor
Tema
Fecha
jun.-2003
628 mens.
Usuario Muy Frecuente
28/02/2005 22:10
No quiero preocupar a nadie, y menos sin saber., pero he encontrado por ahí una web que... tela sobre el radar. Es de Canarias, donde tienen un problema con un radar "secundario monopulso", o sea como el que tenemos nosotros.

El link es:

http://www.sosanaga.tk/

Bueno, sacad vuestras conclusiones. Y a ver si alguien puede aportar algo de luz.

Por otra parte os paso otro link con las alegaciones que presento El Soto contra la maldita Central:

http://www.elsoto.org/alegaciones-termica-paracuellos.pdf

Un saludo.
jul.-2003
3717 mens.
Usuario Asiduo
28/02/2005 22:33
Mirando el link que comentas, saco esto sobre los efectos nocivos para la salud:

El ser humano en la actualidad está sometido continuamente a radiaciones de microondas, generadas por los electrodomésticos que nos rodean diariamente. Entre las fuentes de radiación en la vivienda figuran los hornos de microondas, los teléfonos móviles, los dispositivos de alarma antirrobo y los televisores. Sin embargo, hay que dejar constancia de que los niveles mas elevados de radiación se registran en zonas situadas en las inmediaciones de emplazamientos de transmisores o sistemas de radar.

El efecto más importante de las radiaciones no ionizantes de frecuencia superior a 1 megahertz y menor de 10 gigahertz es el calentamiento inducido en los tejidos, fenómeno muy bien conocido, descrito por la ley de Faraday-Lenz y por la interacción dipolar con el agua.

Si una persona es sometida a exposiciones muy intensas se pueden producir dolores de cabeza, náuseas, atontamiento y, eventualmente, un colapso circulatorio y la pérdida de la termorregulación del cuerpo, llegando a ser fatal en casos extremos.

La profundidad de penetración en los tejidos de la radiación de frecuencia inferior a 1 megahertz es de fácil entrada en el organismo. Esta radiación es capaz de inducir cargas y corrientes eléctricas, estimulando las células de tejidos tales como los nervios y los músculos.

Además, algunos estudios sugieren que la acción de la radiación cambia el ritmo de proliferación de las células, altera la actividad de ciertas enzimas o afecta al ADN celular, sin embargo no está demostrada la incidencia directa que tales motivos pudieran tener sobre la salud. Aún así, es de recordar que cor el “principio de precaución” se velará perfectamente por la salud del entorno y sus habitantes: cuestión totalmente ignorada por AENA.

Sintetizando, recordemos:

“Sólo las antenas de ruta requieren altura y son instalaciones muy pequeñas, parecidas a las de telefonía móvil o televisión. Normalmente los rádares de aproximación se encuentran a pie de pista y alejados de la torre de control para que no afecten a la salud de los controladores. En el caso de los rádares militares, las paredes de las áreas de trabajo del búnker tienen un material aislante especial para preservar la salud de los operadores. Así mismo, el radar se apaga para cualquier actividad de mantenimiento. No obstante, existe al menos un estudio científico que detectó un índice por encima de la media de casos de Síndrome de Down en los hijos de operadores de rádares militares, por alteración testicular.

También se han descrito casos de cáncer testicular, cáncer cerebral y afecciones oculares (cataratas), debido a que el impacto del halo de microondas afecta especialmente a los órganos con mayor contenido líquido. Las ondas no-ionizantes no producen cambios medibles de temperatura en los tejidos y por eso sus efectos no dan ninguna lectura a los aparatos de medición actuales, que sólo recogen efectos térmicos. Estas ondas afectan al ión de calcio, un regulador de biorritmos que interviene en el corazón, el proceso digestivo, la respiración, el cerebro y todas las funciones que requieren una pauta constante de funcionamiento, como el sueño. Las microondas artificiales pueden interferir las comunicaciones de nuestras microondas biológicas, alterando la comunicación intercelular y el sistema nervioso. Por ello, la hipótesis médica es que las ondas no-ionizantes no son agentes cancerígenos sino aceleradores de procesos cancerosos y de enfermedades degenerativas como el Alzheimer.” (1)

(1) Octavio Hernández para la Plataforma Ciudadana Contra el Radar de Anaga



(Un ejemplo claro:)

MUERTES Y DENUNCIAS POR EXPOSICIÓN A ONDAS DE RADAR

En Enero del pasado año (2002) estallaba un escándalo en Alemania, cuando un nutrido grupo de trabajadores de estaciones militares y familiares de otros fallecidos interponen denuncia contra el Ministerio de Defensa.

Según la agencia EFE, la Asociación para la Protección de los Afectados por los Radares denunció que al menos 58 ex técnicos de radares del Ejército federal fallecieron de cáncer por efecto de su exposición a radiaciones. Sin embargo, el Ministerio de Defensa federal desmentía en los medios de comunicación dicha información, a pesar de que varios expertos confirmaban la versión de los defensores de los afectados. El ministerio jugaba con la dificultad de la exposición de los términos técnicos en la prensa, para conseguir desunir la opinión pública sin dar argumentos científicos al respecto, pero pactando ocultamente las cuantías de las indemnizaciones y el silencio público sobre los efectos altamente nocivos de unos equipos de fabricación propia que además se exportan a otros países.

En el transcurso del caso, según el diario Bild se conocían originalmente más de 300 casos, que después de investigados en profundidad relevaron que habían 158 personas que enfermaron de cáncer, de las cuales murieron 55, y otras tres fallecieron desde que se inició este estudio en enero. Cada día se inscribían un mínimo de 10 personas que sospechan que sufren los efectos de su trabajo con radares en instalaciones federales.

Por último, el Ministerio de Defensa Federal, tuvo que afrontar las demandas de indemnizaciones de los afectados, aunque consiguió descartar algunas, tras una ardua investigación y una presión de la Opinión Pública que jugó un papel fundamental en el caso.

Fuentes:

Agencia EFE

El Mundo

ICNIRP (International Comission on Non Ionizing Radiation Protection) La Comisión Internacional de Protección contra las Radiaciones No Ionizantes es una organización no gubernamental reconocida oficialmente por la Organización Mundial de la Salud (OMS)




sep.-2008
807 mens.
Administrador

Mensajes Relacionados
  • Estamos buscando mensajes relacionados
    Mientras los encontramos, pincha aquí para buscar temas sobre "Central y radar" en este foro
© 2002-2017 - Neo Affinis S.L.U. CIF B-85063931 Zurbano, 45 1º, 28010 Madrid
Contacto |  Publicidad |  Quiénes somos |  Aviso Legal |  Blog
Facebook |  Twitter |  Linkedin |  Google+