Las instalaciones, esas grandes desconocidas para los administradores de fincas

Joshe75    0 comentarios   

Cuando nuestro administrador nos presenta anualmente el estado de cuentas de la comunidad de propietarios y nos explica cuánto dinero nos hemos gastado y en que nos lo hemos gastado, ninguno (o al menos, casi ninguno), nos presenta un resumen de la gestión realizada en cada una de los gastos "extraordinarios", "no presupuestados",  "no previstos", o como cada uno de nosotros les queramos llamar. Nos explica por ejemplo que hemos tenido que sustituir la bomba del grupo de presión y que nos ha costado más de 1.000,00 €, pero no nos explica que llevaba 6 meses dando problemas y que quizá tras la segunda avería detectada, se hubiera podido cambiar los rodamientos y eso solo nos hubiera costado unos 200,00 €. 

Situaciones como ésta, os aseguramos que es más habitual de lo que os podéis pensar, y la única manera de evitarlas es realizar una gestión de las instalaciones de vuestras fincas. 

Y es que nuestro administrador, además de llevar la gestión económica y gestionar las incidencias que se van generando a lo largo del año, hay otros tipos de gestiones que la inmensa mayoría de ellos se olvidan e incluso son desconocedores de su existencia. Nos referimos a la gestión de las instalaciones, la gestión de las zonas comunes (piscinas, pistas de pádel, salas sociales, etc.), la gestión energética, y la gestión de proyectos o de obras.

Hoy os explicaremos brevemente en que consiste la gestión de las instalaciones de una finca y cómo ponerlo en práctica por parte del administrador.

El objetivo de la gestión de las instalaciones o de la administración técnica es fundamentalmente triple. Por un lado, se ahorrará económicamente en las reparaciones y en los mantenimientos. Se conseguirá mediante la evaluación preliminar, el control y la vigilancia de las ejecuciones de los trabajos, y así como el seguimiento, evaluación y solución técnica final, y valoración económica. El ahorro económico también vendrá por la ejecución de protocolos preventivos. No hay que olvidar que unas instalaciones bien gestionadas pueden suponer un ahorro entre el 20 y 30 por ciento.

Por otro lado, el objetivo es simplemente simplificar la vida de la comunidad de propietarios, y sobre todo, a los presidentes o a las juntas de gobierno. Es normal que la inmensa mayoría de propietarios se sientan abrumados y sin ganas de llevar a cabo las funciones anuales a las que les obliga su cargo en la junta. Primero porque no suelen tener tiempo disponible, segundo porque en muchas ocasiones es una labor ingrata para ellos, y tercero porque deberían de tener una suficiente preparación, muy generalista y amplia con respecto a la gestión técnica (y valoración económica) de las estructuras e instalaciones comunes de la finca y sus incidencias. 

El envío de informes mensuales donde se incluye entre otros las próximas visitas programadas de todos nuestros mantenedores, así como el detalle de todos los mantenimientos correctivos realizados como consecuencias de averías y otros tipos de incidencias, dan la tranquilidad a los propietarios que forman parte de los órganos de gobierno (presidentes y miembros de las juntas de gobierno) de que se están realizando las cosas bien hechas.

Finalmente conseguiremos el mantenimiento de las estructuras e instalaciones de la finca en la mejor condición posible siempre en función de la voluntad y el interés de los propios propietarios, y la disponibilidad presupuestaria, es decir, conseguir más con menos.

Está claro que los administradores de fincas que quieran realizar una administración técnica, tienen que contar con profesionales especializados y dotar de más recursos humanos a la administración de sus fincas, además de estar al día con las nuevas tecnologías con aplicativos específicos para la gestión de todas las tareas relacionadas con esa gestión de instalaciones de vuestras fincas.

G3 Fincas

G3 Fincas

Administradores de Fincas en Vallecas y Tres Cantos