Cómo estar seguro en casa. Consejos de seguridad.

ADMIN    0 comentarios   

Cómo estar seguro en casa. Consejos de seguridad.

Niño de la generación de los 80, recuerdo cuando era pequeño y jugábamos en el recreo del cole al “pilla pilla”, “tú la llevas”… Siempre se definía un espacio en el que estabas completamente a salvo y eras inmune: “casa”. Siempre hemos concebido nuestra casa como el caparazón de una tortuga, un espacio inexpugnable en el que estamos a salvo de toda amenaza externa, pero la realidad, es bien distinta…

Los asaltos a viviendas se han incrementado en más de un 70% en España desde que comenzó la crisis, convirtiéndose en el delito que más crece. Nuestra excesiva confianza, la proliferación de grupos altamente profesionalizados y una legislación muy indulgente han fomentado su incremento en los últimos años.

Robos en la vivienda

Con el fin de reducir estas estadísticas, os presentamos una serie de consejos para hacer de vuestro hogar un lugar mucho más seguro:

Echa la llave SIEMPRE que salgas de casa.

Parece obvio, pero la mayoría de los vecinos sólo echan la llave cuando se ausentan períodos largos de tiempo, nunca cuando bajan a comprar el pan o van a casa de un vecino. Si no echamos la llave, pueden acceder a nuestra vivienda de manera sencilla mediante la técnica del “resbalón”: deslizar una lámina de plástico entre el marco y el pestillo de la cerradura.

¡Mantente siempre alerta!

No somos ninjas, no podemos vivir con miedo, pero debemos ser conscientes de que en cualquier momento podemos ser víctimas de un robo en nuestra vivienda. Erróneamente, sólo extremamos las precauciones en verano o cuando nos vamos de vacaciones y el resto del año somos descuidados. No debemos olvidar que los ladrones trabajan los 365 días del año…

Protege el acceso a la vivienda.

Instala una puerta blindada/acorazada o al menos una puerta con dos puntos de cierre y asegúrate de que no haya espacio entre la puerta y el marco para que no puedan hacer palanca.

Ilumina el exterior de la vivienda.

A los ladrones, como a los vampiros, no les gusta la luz y en la mayoría de los casos actúan de noche. Por esto, es importante -especialmente si vive fuera del núcleo urbano- iluminar el porche, patios o jardín de la vivienda con luces que se activen con la presencia de personas. En caso de que viva en un edificio, asegúrese de que el rellano, portal, garaje y resto de zonas comunes se encuentran bien iluminadas.

Ten presente que “Spiderman” puede entrar en tu casa.

No debemos confiarnos por vivir en pisos altos. Los cacos pueden acceder a nuestra vivienda por los espacios más insospechados (a quien os escribe le entraron a robar por la terraza viviendo en un ático). Pueden acceder a través de las ventanas desde pisos aledaños, desde la terraza comunitaria, trepando por árboles, tuberías, balcones, andamios… por eso, debemos prestar especial atención a las ventanas, asegurándonos de dejarlas bien cerradas cuando nos ausentamos y utilizando sistemas que eviten su fácil apertura. Las persianas incrementan la protección de la ventana y en caso de que el riesgo sea extremo (pisos bajos) es imperativo instalar rejas.

Desconfía.

No abras la puerta o el portal a desconocidos. Indica a los “carteros comerciales” que depositen la publicidad en el buzón exterior. Compruebe la acreditación (son realmente fáciles de falsificar) de los empleados de servicios (gas, agua, luz, electricidad…) y no les atiendas si no has solicitado sus servicios o no han concertado una cita previa.

Extrema las precauciones con el servicio doméstico, observa su comportamiento, pide referencias… En definitiva, desconfía antes de dar acceso a tu vivienda.

Sé discreto en Redes Sociales y evita la ostentación.

Siguiendo con el hilo de la desconfianza, debemos tener sumo cuidado con lo que publicamos en nuestras redes sociales… Debemos evitar publicar cuándo estamos fuera de la vivienda (vacaciones, fiesta, escapada de fin de semana), hacer ostentación de nuestras compras (nueva Smart TV, nuevo PC…). Internet es una fuente de información para los ladrones y no debemos motivarles con jugosos botines ni darles pistas sobre nuestras ausencias.

Guarda los objetos de valor en lugar seguro.

Tradicionalmente, cuando pensamos en “objetos de valor”, lo primero que tenemos en mente son joyas, relojes… pero en plena era electrónica hay dispositivos realmente caros y que siempre dejamos en lugar visibles: Smartphones, iPods, Tablets, ordenadores portátiles, cámaras de fotos… Precisamente este tipo de objetos son los más atractivos para los ladrones por la facilidad de su venta, por lo que conviene guardarlos en lugares seguros.

Haz que no merezca la pena robar en tu casa.

El ser humano es práctico por naturaleza y el delincuente no es una excepción. Siempre seleccionará el objetivo que sea más fácil, vulnerable, rápido y la recompensa sea mayor. Pónselo difícil y dejarás de ser su objetivo

Por último, recuerda que nadie conoce tu casa mejor que tú. Conoces sus puntos débiles, tu barrio, a tus vecinos, tu sistema de seguridad, tus horarios… Ponte por un momento en la piel de Macaulay Culkin en “Solo en casa” y piensa cómo protegerías tu vivienda ante un robo inminente. Reflexiona y seguro que se te ocurren muchas medidas que has descuidado.

Juan Antonio Díaz Humanes
Responsable de Comunicación
Prevent Security Systems