Cómo no molestar a los vecinos con una reforma

ADMIN    0 comentarios   

Pocas cosas son tan delicadas como las obras en una vivienda. Lo más importante es partir desde la buena voluntad y buscar el equilibrio entre las inevitables molestias y la posibilidad de reducirlas al mínimo. Aunque no es fácil, está claro que es posible. Por eso, hoy os hablamos de cómo no molestar a los vecinos con una reforma en tu vivienda o local.

Índice de contenidos

Como no molestar a los vecinos en una reforma

Consejos para hacer obras en casa sin causar molestias

Para hacerlo viable, debemos seguir una serie de pautas que nos ayudarán a reducir las molestias que causan las obras, a destacar:

Pedir permiso a la comunidad de vecinos

Lo más importante es contar con el visto bueno de la junta de propietarios. Es algo fundamental de cara la Ley de Propiedad Horizontal y la normativa municipal de tu localidad. No obstante, ya no se trata solo de cumplir los requisitos legales, sino de respetar al resto de propietarios. Una vez que el presidente de la comunidad de confirme que puedes hacer la obra, y nunca antes, podrás comenzar a solicitar los permisos de obra y ponerte en contacto con los reformistas.

Avisar a los vecinos de los detalles de la obra

No es obligatorio por Ley avisar a los vecinos una vez que se tiene el permiso de la junta. Sin embargo, si que es recomendable para mantener la buena convivencia. En este sentido, lo apropiado es colocar un cartel en los ascensores notificando al resto de comuneros sobre cuándo será la obra y cuál será la duración. Nunca está de más acompañar este mensaje con un sincero “Disculpen las molestias”.

Preguntar los horarios a los vecinos para no molestarles

Si tienes la confianza suficiente, puedes preguntar al resto de vecinos cuáles son sus horarios para evitar hacer obras durante esos momentos. Ten en cuenta que es posible que haya personas que tienen que estudiar o teletrabajar. Incluso si no es posible realizar obras fuera de esos horarios, al menos les habrás avisado para que tomen las medidas necesarias, como ir a estudiar a la biblioteca o teletrabajar desde la habitación más alejada de tu casa.

Realizar la obra en épocas de baja actividad

Aunque no siempre es posible contentar a todos los vecinos, es lógico que en meses como agosto muchos de ellos no estarán en casa. Otro mes muy favorable es julio, pues tampoco habrá jóvenes estudiando. Si conoces los hábitos de tus vecinos, intenta amoldarte a ellos para realizar la obra en una época en la que interfieras en su día lo mínimo posible.

Garantizar el buen estado de accesos e instalaciones del edificio

Aunque parece obvio, no siempre se cumple como debería. Muchas veces las obras implican ocupar espacio en las zonas comunes y trasladar materiales y enseres que pueden dañar las zonas comunes, ensuciarlas o bloquearlas.

Por eso, más que con tus vecinos, con quienes debes hablar es con los reformistas. Una buena empresa de reformas lo tendrá en cuenta en cualquier circunstancia. Sin embargo, existen muchos obreros que no son conscientes de que su labor puede estar perjudicando a la comunidad. Por ese motivo, siempre viene bien recalcarles que deben aislar y proteger bien todas las zonas en las que vayan a realizar su labor. Además, es esencial que siempre haya accesos disponibles para el resto de vecinos. Por último, también deben garantizar la seguridad de la finca, por lo que es importante recordarles que cierren el portal siempre que no haya un obrero presente.

 

Horarios para hacer reformas

Según establece la Ley, las horas para hacer reformas son las siguientes:

DÍA

HORARIO

Lunes a viernes

8:00 – 21:00

Laborables con maquinaria pesada

8:00 – 20:00

Fines de semana y festivos*

9:30 – 21:30

 

De todos modos, estos horarios pueden ser bastante invasivos. Por ese motivo, si es posible, procura que las obras empiecen siempre a las 10:00 para garantizar el descanso de todos los vecinos. Además, es recomendable que se realice un parón entre las 15:00 y las 17:00, para no perturbar la siesta de nadie. Por último, la hora apropiada para terminar debería ser a las 20:00.

No solo tus vecinos lo agradecerán, también lo harán los mismos trabajadores. Si no es posible parar por la tarde, se recomienda hablar con los reformistas para que hagan labores que generen poco ruido durante ese periodo.

 

Nivel de ruido para reformar la vivienda sin molestar

El nivel de decibelios que permite la Ley a la hora de hacer obras es de 60 decibelios. Se trata de un volumen que duplica el nivel de ruido de una conversación normal. Es decir, equivale a una persona gritando. Evidentemente esto es muy molesto, por lo que hay que procurar que, en la medida de lo posible, no se llegue a esos niveles.

 

Contratar a una empresa de reformas profesional y responsable para evitar molestias

Ahora bien, la mejor forma de garantizar que una obra se realiza respetando a los vecinos es contratando a una empresa de reformas responsable y profesional. De este modo sabes que contarás con profesionales que:

  • Tienen suficiente experiencia en obras como para comprender las molestias que estas pueden causar. Por ese motivo procuran ser respetuosos.
  • Se preocupan de que las zonas comunes no sufran ningún percance, las protegen como es debido y limpian cuando terminan.

 

De este modo podrás dejar la obra en buenas manos y pensar solamente en cómo quedará tu casa cuando la reforma esté completa.

 
No hay  comentarios
© 2002-2022 - HABITATSOFT S.L.U. CIF B-61562088 c/ Josefa Valcárcel, 40 bis 28027 Madrid
Contacto |  Publicidad |  Aviso Legal  |  Blog |  Catastro |  Facebook |  Twitter
Vocento