Actualizado 04/11/2014 - 1335 lecturas acumuladas
Autor
Tema
Fecha
nov.-2014
3 mens.
Usuario Circunstancial
LA MOVILIDAD O CÓMO JUGAR EN BOLSA Y GANAR HACIENDO EL MONO
04/11/2014 14:08

Hace unos meses el nuevo responsable de movilidad (así se presentó a muchos vecinos) del Ayuntamiento de Paracuellos comenzó sus fechorías (por ahora tómenselo en sentido cariñoso) por nuestro querido municipio y, en especial, por Miramadrid. No digo yo que el buen señor lo hiciera todo mal, no, pero su actuación recordaba un poco a aquella historia que me contaron sobre un mono al que se le puso delante de un ordenador para que eligiera, supuestamente de forma aleatoria, una serie de valores de bolsa en los que invertir, resultando que los valores estocásticamente seleccionados por el simio otorgaron más beneficios en un determinado plazo que los que habían elegido reputados brokers tras sesudos análisis de mercados. Vamos, que lo que este buen señor (el responsable de movilidad, no el mono) hizo fue liarla cambiando señales verticales y horizontales, sentidos de circulación y zonas de aparcamiento con el mismo resultado que el mono: de vez en cuando le daba por acertar y hacer algo coherente.

Esta decisión de poner patas arriba las calles de Paracuellos, meditadísima según parece, aunque no llevaba en el cargo ni un mes, dio lugar a situaciones dignas de una comedia de Woody Allen. Les juro que no exagero un ápice cuando describo esta escena, real como la vida misma:

10:00 a.m. de un día cualquiera en Paracuellos. La empresa contratada para colocar señales verticales y pintar las calles circula por Miramadrid. Con ellos nuestro protagonista, el responsable de movilidad.

- Vecina de Miramadrid: ¿Qué van a hacer ustedes?

- Responsable de movilidad: Es que hemos estudiado la circulación en la zona y vamos a reordenarla.

- Vecina de Miramadrid: (Con cara de escepticismo, principio de cabreo y expectación desmedida) ¡Ah!

El responsable de movilidad, satisfecho con su respuesta y diligente desempeño, comete un error garrafal: no da conversación a la vecina y deja que esta se fije en las barrabasadas que va a cometer la cuadrilla de “mandaos”.

- Vecina de Miramadrid: ¿Pero cómo van a poner esa señal ahí, por Dios? ¿No ven que si la ponen para entrar en mi calle me tengo que ir al quinto pino?

El responsable de movilidad, demostrando una capacidad de reacción sin precedentes y algo acojonado por el grito de la vecina, revisa su propuesta y reordena a la voz de ¡ya! y sin vacilar, que para eso está:

- Responsable de movilidad: ¡Manolo! ¡¡¡MANOLOOOOOO!!! No pongas la señal en ese cruce, ponla en ese otro más atrás, para que puedan pasar los coches a esta calle.

La vecina, que a estas alturas se ha metido en casa y se ha enfundado un forro polar porque hace fresco y esto va para largo, sale de nuevo. Viendo lo que pinta (nunca mejor dicho) el responsable de movilidad, la idea que tiene y lo que se ha estudiado el asunto, decide, antes de que no tenga remedio, actuar de nuevo, pero esta vez dirigiéndose directamente a Manolo, el operario:

- Vecina de Miramadrid: ¡Manolo! ¡¡¡MANOLOOOOOO!!! Pero, ¿cómo vas a poner esa señal ahí, hombre de Dios? ¿No ves que es la entrada de un garaje?

Manolo, que ya tenía el pica-pica en modo “tracatracatracatraca” mira asustado al responsable de movilidad. Éste le hace una señal muy digna con la mano derecha extendida a modo de “para, que ya me encargo yo” y le dice que mueva la señal dos metros, para que los coches puedan entrar y salir del garaje, que para eso está.

- Vecina de Miramadrid: ¡Pero hombre! ¿A qué viene ahora cambiar todo? ¡Con lo bien que estábamos…!

El responsable de movilidad, que no sabe dónde meterse y que teme una bronca de esas que hacen época decide justificarse, como si eso lo arreglara todo.

- Responsable de movilidad: A mí es que me han nombrado hace menos de un mes…

Y se queda tan ancho…

Esto sucedió tal cual y tengo testigos que no son la vecina de Miramadrid que pueden corroborarlo. Planificación al poder.

De esta historia hace unos pocos meses. Pues bien, lejos de sentir, tras tamaña actuación, que su apetito quedaba saciado, en estos últimos días nuestro protagonista ha vuelto a las andadas. Será su afán, supongo, demostrar que en un pueblo de la envergadura del nuestro (modesto, no nos engañemos, en tamaño) la figura del responsable de movilidad es imprescindible, aunque solo sea para intentar arreglar (con poco éxito) los desaguisados que antes había perpetrado. El resultado es que una nueva remesa con ingentes cantidades de señales verticales y pintura blanca han sido “hábilmente” (comillas = ironía) repartidas por el municipio y, en especial por Miramadrid, para rehacer lo rehecho hace unos meses, que ya se había deshecho antes de rehacerse. Vamos, que ni la parte contratante de la primera parte contratante.

Ahora parece que resultaba imprescindible pintar las líneas para delimitar las zonas de aparcamientos y cuadricular nuestras humildes calles. ¿Cómo hemos podido vivir sin eso hasta ahora? La envergadura de la actuación es tal que una foto aérea de nuestros barrios es lo más parecido que se van a encontrar los de Google Earth a un sudoku. Y no contento con la manita de pintura, ha decidido que hay que reordenar (¡oh, sorpresa!) de nuevo el tráfico, así que, aunque hace bien poco que se demolieron varios tramos de la mediana de la Avenida de los Hoyos (por poner un ejemplo) para que los habitantes de las zonas adyacentes pudieran efectuar los giros a izquierdas sin tener que hacer las maletas y viajar hasta la siguiente glorieta, hoy esa solución, que dicho sea de paso, le costó un dinerito bien majo a los contribuyentes municipales (Manolo tuvo que picarla), ya no vale y el giro queda prohibidísimo, porque yo lo valgo. Como si la Avenida de los Hoyos fuera la M-30 en hora punta y resultara peligrosísimo girar a izquierdas allí…

Eso sí, los atascos kilométricos, elefantiásicos de cada día en el Paseo del radar o en la Calle Real para salir del municipio no son preocupantes. Esos no le corresponden al responsable de movilidad. Lo mismo tienen, dada la situación, que nombrar además a un responsable de “inmovilidad”, mucho más acorde con lo que pasa allí cada mañana.

Enredados como estamos los paracuellenses en particular y los españoles en general en gúrteles, púnicas, tarjetas opacas y otros robos en general, uno no puede dejar de pensar que toda esta campaña de chapa y pintura reiterada, absurda e innecesaria, a la par que descabellada para nuestro pueblo solo tiene un fin razonable: que unos pocos son muy listos y que alguien se está forrando. La alternativa es que el responsable de movilidad, el Concejal que le pone en el cargo y el Alcalde que pone en el cargo a ese concejal sean unos inútiles rematados que no saben gestionar, planificar y actuar según las necesidades de los vecinos del municipio para el que trabajan. Y eso es suponer demasiado.

¿O no?

jul.-2011
977 mens.
Usuario Muy Frecuente
Usuario  loro60
04/11/2014 14:26
Cita:

Enredados como estamos los paracuellenses en particular y los españoles en general en gúrteles, púnicas, tarjetas opacas y otros robos en general, uno no puede dejar de pensar que toda esta campaña de chapa y pintura reiterada, absurda e innecesaria, a la par que descabellada para nuestro pueblo solo tiene un fin razonable: que unos pocos son muy listos y que alguien se está forrando. La alternativa es que el responsable de movilidad, el Concejal que le pone en el cargo y el Alcalde que pone en el cargo a ese concejal sean unos inútiles rematados que no saben gestionar, planificar y actuar según las necesidades de los vecinos del municipio para el que trabajan. Y eso es suponer demasiado.

¿O no?

SI, TIENES TODA LA RAZÓN

Pero te falta el toque del caciquismo local: el responsable de movilidad es un trabajador (enchufado) del PP, hijo de un concejal del PP, cuya concejala del PP es hija de una trabajadora (enchufada) del PP.

Resulta que con los recortes del PP, el ayuntamiento ya no sigue con lo que llevaba antes de ese mes que dices, con Empleo y lo han recolocado en una cosa que si es competencia municipal para que al perder el PP las elecciones no se le despida por falta de competencia municipal. No importa lo que sepa, lo que importa es que los familiares, amigos, afiliados al PP sigan a la sopa boba

nov.-2014
3 mens.
Usuario Circunstancial
04/11/2014 14:48

No conocía la culebronesca y entrañable historia de la familia PPera que cuentas. si es así, no podremos descartar ninguna de las dos opciones: ni que haya unos pocos muy listos (¿o no tan pocos?) que se están forrando a costa de los impuestos de los paracuellenses ni que sean unos ineptos que no tienen ni idea de hacer algo remotamente parecido a la tarea que se les encomendó.

Cuando tenga tiempo contaré en el foro la jugosa historia del banderón de la glorieta ahora llamada "de la brigada paracaidista" o similar; la que está en la confluencia de la Av. de Juan Pablo II con el Pº de las Camelias.

Como decía mi abuela, para mear y no echar gota...

Saludos.

sep.-2014
111 mens.
Usuario Habitual
04/11/2014 16:10

Para papelón y trabajo hasta decir basta, la enchufada por el PP como conserje en el ayuntamiento de Gaspar de Morales

 

Im-Presionante

 

Por circunstancias A o B, me he visto en la obligación de ir casi todos los días a resolver alguna cuestioncilla de sanciones por mal aparcamiento. Observo a la buena señora y su único trabajo consiste en chatear con el móvil, consola o lo que tenga siempre en las manos

 

Otro estómago agradecido por la casta de peperos paracuellenses

 
Editado por andabaporaqui 04/11/2014 16:11
RSS
Mensajes Relacionados
Usuario
HuertaVeguilla en foro MiraMadrid
  • 0
    Usuario
    njd en foro MiraMadrid
  • 48
    Ver resultados de búsqueda...
    © 2002-2019 - HABITATSOFT S.L.U. CIF B-61562088 C/ Juan Ignacio Luca de Tena nº 7 28027 Madrid
    Contacto |  Publicidad |  Aviso Legal  |  Blog
    Facebook |  Twitter |  Linkedin